04 02 Director, Grupo Apoyo, Gabriel Ortiz de Zevallos / Cobertura Menores de Edad

Dirección de Proyectos
De: Gabriel Ortiz de Zevallos
Para: ‘CONSEJO DE LA PRENSA PERUANA’
Enviado: Martes, 23 de Abril de 2002 05:20 p.m.
Asunto: Otro tema

Estimada Kela:

Mientras esperamos respuesta de AID, quería hablarte de otro tema, muy distinto. Tiene que ver con que el CPP desarrolle un código de ética respecto de cuánto y cómo deben informar respecto de muertes violentas (homicidios y suicidios) cuando hay niños de por medio. Es un tema que para mí tiene una importancia especial, por circunstancias que me tocó vivir y que no estoy seguro de que estés al tanto.

Sé que conoces a Luis Carlos Rodrigo, así que supongo que supiste de la muerte de Judith Rodrigo, su prima, escultora y artista como Rocío. Judith era mi esposa, y murió en una balacera en un asalto al Banco de Crédito hace ya dos años y tres meses. En el medio de un duelo monstruosamente duro para mí y mis tres hijos, tuve que dedicar una enorme cantidad de energía a lograr que los medios me dejaran vivir a mí y a mis hijos el duelo en paz.
Por eso creo que el Consejo de la Prensa Peruana discuta y adopte un Código de Etica para estos casos. Creo que el derecho a informar debe compatibilizarse con el derecho de los niños a recuperarse sanamente de los actos de violencia de los cuales son víctimas inocentemente.

En mi caso particular, los medios habían publicado información no sólo irrelevante, sino incorrecta, que me hizo las cosas mucho más difíciles de lo que ya eran, y fueron monstruosamente difíciles. No sé de quién recogieron la versión de que estábamos en la playa y que habíamos venido a Lima por un accidente que había sufrido mi hija en la playa. El riesgo de que desarrollara un complejo de culpa a esa edad, en que los niños tienen lo que se conoce como “pensamiento mágico” era serio

Y en esa situación podemos estar todos, los que tenemos conexiones como los que no las tienen; los que tenemos capacidad de análisis y asesoría especializada y los que no las tienen.

Y los platos rotos los pagan los niños, que debieran estar protegidos por todos, más aún si ya reciben a una edad temprana un golpe tan fuerte como que alguno de sus padres muera por causa violenta. En otros países existen códigos de ética que regulan como se debe informar de estos temas, al igual que con temas de secuestros, terrorismo y otros. Creo que sería bueno que el CPP se planteara éstos ternas en una próxima sesión. Yo puedo asistir si es necesario y puedo entregar documentación que puede ser útil, pero quisiera que se conformase un grupo de trabajo con plazos específicos que presente una versión de este código. Estoy seguro de que podría comprometer a Luis Carlos Rodrigo y a Mario Pasco, que es del Comité de Etica del CPP para una tarea así.

Los niños y niñas a quienes les matan a un padre o una madre merecen que los medios piensen en cómo minimizar, al menos en parte, el daño ocasionado. Y una situación así nos puede pasar a todos, más si Lima sigue volviéndose una ciudad donde hay más robos y asaltos con armas, como es esperable que ocurra, dado el patrón de violencia de otros países de la región.

Disculpa que toque un tema tan duro y tan personal por mail, pero expreso mejor mis ideas sobre este tema si lo hago por escrito. Es algo que quería hacer en algún momento desde que Judith murió y el contacto para efectos del proyecto de AID es una buena oportunidad para hacerlo.

Mil gracias,
Gabriel